jueves, 28 de abril de 2016

El Ministerio Transmedia

Bajo el título de El Ministerio Transmedia, ayer se celebró en la Fundación Telefónica el 9° Foro de Innovación Audiovisual. A pesar de haber pasado por el oftalmólogo y tener las pupilas más dilatadas que un chamán Hopi, asistí como buen Ministérico que soy. Faltaría más.

Entre el público había más frikis que personas.

A lo largo de casi dos horas se habló de un buen puñado de cosas relacionadas con la expansión transmedia del universo MdT, pero la lectura que a mi personalmente me merece la pena sacar de todo esto que Javier Olivares tiene una manera de concebir el medio audiovisual más rara que un perro verde. Puntualizo: Javier Olivares tiene una manera de concebir el medio audiovisual, en España, más rara que un perro verde. Y cuando digo Javier Olivares me refiero, evidentemente, a todo el equipo de gente del cual es (me atrevería a decir que a su pesar) cabeza visible. Y es por esto mismo por lo que, como ya dije en una entrada anterior, Olivares está en mi Trinidad de Creadores Audivisuales Españoles junto a Edgar Neville y Narciso Ibañez Serrador.

Más majos que las pesetas.
¿En qué consiste esta excepcionalidad del autor? Ya he dicho muchas veces que el principal defecto que tiene el medio audiovisual es España es la autocomplacencia y el ombliguismo. Llevo casi 20 años dándome de leches en este mundo y la mayoría de profesionales con los que he trabajado, a pesar de tener muchísimo talento (no todos) suelen enrocarse en repetir una fórmula que ya les ha funcionado con anterioridad y creerse algo más que simples fabricantes de ocio. Tengo una especial aversión a las religiones, así que pocas cosas me dan más grima que un profesional endiosado, y es que en España hay más divas que en un certamen de Miss Universo Gay. Hay gente te mira como diciendo "Oiga, yo es que hago películas (o cómics, o novelas); estoy en estado superior de existencia", y me jode especialmente ver que profesionales de otros países no caen en ese engolamiento. Que evidentemente también los hay (los franceses hacen honor a su fama de subiditos), pero es un mal endémico del medio audiovisual patrio. Con motivo o sin el, creo que no hay nada más fatuo y patético que creerte algo especial cuando tu trabajo consiste en hacer que la gente pase un buen rato (ya sea animando, escribiendo o ilustrando), y siempre que leo u oigo algo de Javier Olivares, me da la impresión de que nuestras ideas tiran por los mismos derroteros. Olivares viene a ser para este mundo como el Señor Lobo de Pulp Fiction, ese tío que, cuando todo el mundo está dándose palmaditas en la espalda, encantado de haberse conocido, viene a decir que no nos chupemos las pollas.

"En verdad os digo..."
En un momento del foro se lanzó la pregunta de a qué creíamos que se debía el éxito del Ministerio del Tiempo. Entonces me erigí cual profeta sobre el pueblo elegido y vine a decir que creo que es porque el equipo de la serie no se chupa las pollas y piensa que siempre puede hacerlo un poco mejor. La autocomplacencia es la mano del verdugo de cualquier creador, y ver que una gente que ha desarrollado un producto que está funcionando tan bien como MdT no cae en ella da mucho gustico. Y lo mejor es que no tiran para el lado contrario de la humildad fingida. Olivares, la gente de MdT, sabe que su producto es la hostia, pero no por ellos se conforma con repetir la fórmula que ya les funcionó en la primera temporada, sino que buscan mejorarse, innovar, cambiar de género de un capítulo a otro y echarle huevos cuando, como remachó Olivares, tienen un presupuesto de mierda. Hay que tener un equilibrio personal muy tocho para decir, como dice Olivares que "la autoría es la autoría" (algo así como "aquí manda mi polla mora") y no sonar como un creído, sino como un tío que tiene claro lo que quiere hacer y cómo hacerlo y que se deja el culo en que salga adelante. La gente de MdT no se duerme en los laureles porque no va de nada. Escuchar a un chaval como Pablo Lara o al grandísimo (no sólo en tamaño) Agustín Alonso, decir que hay más cosas que no se han podido hacer que las que se han hecho, darte cuenta de que se han metido hasta los sobacos en apoyar el proyecto de los hermanos Olivares, es satisfactorio de cojones. Y todo esto lo hacen sin aspavientos, sin divismos, dejando muy claro que se dejan el pellejo en lo que hacen pero que lo que hacen es ocio, y negocio. Lara recalcó que una de las variables más importantes a la hora de lanzar un nuevo producto relacionado con la serie es cómo monetizarlo (We're only in it for the money, que dirían The Mothers of Invention). Fue como decir: "chicos, MdT mola, tiene un componente emocional innegable, hemos creado lazos, pero es una serie de tele, y tiene que hacer caja o se muere".

Al hilo de esto creo que los fans debemos hacer un poco de autocrítica también, y entender que es una serie de tele, que a nadie le va la vida en ello y que por mucho que pidamos que vuelva Pacino la temporada ya está rodada y no hay tutía. El "hold your titties" que nos soltó Olivares a los Ministéricos es una muestra más de esa manera de hacer las cosas que tiene esta gente: lo mejor posible, pero cero dramas, siempre smile.


Jae Tanaka.


En este enlace podéis ver la charla completa. El homeless que coge el micrófono soy yo:



Las fotos que acompañan al texto son de @LucreziadeBorja