martes, 5 de abril de 2016

BvS: El amanecer de la injusticia en las redes sociales

Independientemente de que Batman v Superman sea o no una buena película, el caso es que ha nacido muerta, gracias principalmente al linchamiento que se ha hecho de ella en las redes sociales desde meses antes de su estreno.

No gustaba ni el casting, ni el rooster de personajes, ni el poco CGI de Juicio Final que se veía en los trailers, ni el director. Todo mal, hoyga. Hordas de marvelzombies (de los cuales el 99% no han leído un cómic en su puta vida) se han lanzado con ansias vikingas a poner a caer de un burro a la peli del "enemigo". Y es que en las redes sociales, Marvel es como Podemos: si no eres votante de Podemos eres un facha de mierda y Pablo Iglesias puede salir follándose un bebé muerto por la cuenca de un ojo, que habrá una razón para justificarlo. Pues igual con las pelis Marvel. Millones de neo-frikis (la ira de Galactus caiga sobre ellos), llegados a esto de los superhéroes sin haber leído más de dos viñetas, y de refilón, se dedican a soltar mierda por la boca sobre cualquier tío en mallas que no pertenezca al famélico grupo de héroes que Disney ha llevado a la pantalla. Que un mérito hay que reconocerle al ratón de los cojones, y es que ha sabido acercar el mundo de los superhéroes al público objetivo de Hombres, Mujeres y Viceversa y hacer de él una clac que defiende a sus personajes favoritos con una furia digital digna del más fanático miembro del ISIS. A costa, además de hacerle un skullfucking despiadado al universo Marvel impreso, al que ha sometido a un reboot consistente en recortar personajes y lore para adecuarlo al universo cinemático, dejando en la cuneta (con tiro en la nuca incluído) 60 años de tebeos. OLRAIT.

Vengo tiempo sospechando que es que el problema es que los seres humanos no sabemos usar internet. En lugar de hacer uso de ella para tener alcance a una virtual infinidad de puntos de vista sobre cualquier tema, utilizamos las redes sociales como un bastión desde el que defender posicionamientos absolutos sobre cualquier cosa y elevar a los altares al objeto de nuestra devoción, aunque se demuestre que es la mierda. La polarización desmedida de las filiaciones en internet es algo que a veces da miedito, porque una cosa es la risa de que, por ejemplo, dentro de los fans del Ministerio del Tiempo haya Fresnediers, Cayetaners o Clavijas, y otra que se líen los pollos que se lían entre fans de Abraham Mateo y los Gemeliers (que tiene cojones que un grupo tenga nombre de fan de si mismos. Inception), hasta llegar al punto de que se han producido suicidios a causa de este tipo de movidas. Todo muy loco. La cosa es que las redes sociales se convierten en batallas sin cuartel en las que el tono, desde el primer momento es tan agresivo y descerebrado que a la que piques y te metas en la conversación, lo más fácil es que acabes cagándote en la puta madre en pony de tu interlocutor. De alguna manera, hablar con alguien que está al otro lado del teclado nos incita a soltar bilis por la boca como la señora facha esa del video, porque al fin y al cabo a lo mejor el otro es un señor de Murcia y nos viene fatal quedar en los recreativos para reventarnos la puta cara a hostias. Además, las redes sociales son el paraíso de los todólogos, y lo mismo te encuentras con una autoridad en los desmanes de la Iglesia católica (se ha fumado dos petas en una tetería de Lavapiés) que un experto marvelita (este es el que me rompió mi cómic de el Motorista Fantasma en el recreo y se reía de mi porque no me gustaba el fútbol). Como últimamente me estoy dedicando más a observar que a entrar en peleas (he ido aprendiendo con el tiempo a mantenerme al margen de casi todo) me he dado cuenta de que el más fanático es además el más ignorante. Hace poco, se lió parda en una web de videojuegos porque un tío (no le echo más de 15 años) se mofaba del estilo de animación tan brusco de MKX comparándolo con el de SFV. Cuando finalmente otro usuario le preguntaba si había no ya jugado, sino visto siquiera los sprites de los primeros MK, el defensor del juego de Capcom decía que no. Y añadía que no necesitaba haberlos visto para saber que MK era una mierda. Esto me sirve como ejemplo para cualquier movida entre fans en internet: lo mío mola y lo tuyo no aunque lo desconozca.

Y es eso exactamente lo que ha ocurrido en las redes con BvS: gente que no ha leído un cómic Marvel jamás criticando a muerte una película de DC, de la que tampoco han leído nada. Opinar funciona así en internet. Ya nos vale. Y es que claro, cuando tu única referencia de Superman es el del maravilloso Christopher Reeve, el de Henry Cavill te parece totalmente fuera de personaje. A las pelis de DC se las critica por ignorancia, de oídas, tanto a las buenas como a las malas. Porque las hay malas de cojones, pero BvS no lo es en absoluto. BvS tiene, desde mi punto de vista, al mejor Batman que se ha visto en el cine jamás, muy superior en construcción psicológica al de Nolan, aunque la interpretación de Affleck no esté a la altura de la de Bale. El trauma por la pérdida de sus padres (que joder qué bien la rueda Snyder) está mucho más anclado en la personalidad y los actos de este Batman que en el de las pelis de Nolan y juega un papel definitivo a la hora de resolver el conflicto con el kryptoniano nia no nia no na (qué hace aquí Juan Tamariz? Tuso! Tuso!).

Para ententer a este Batman, y a BvS en general, hay que haber leído mucho DC, y es ahí donde se produce el desencuentro con el gran público. DC ha decidido seguir el camino contrario a Marvel en sus películas, y en vez de ir pelando la cebolla del lore hasta dejarlo en el esqueleto mínimo para cualquiera pueda pillar el argumento aunque no esté en en ajo, los de Warner hacen películas para connoisseurs de su complejísima infraestructura. BvS está plagada no ya de detalles, sino de escenas completas que son totalmente ininteligibles para el neófito. No así las películas de Marvel, que funcionan como una unidad narrativa independiente del (defenestrado) universo editorial. La cosa queda en que si no has leído nada de Marvel puedes disfrutar del 100% de sus películas, pero si no has leído DC te vas a quedar con el culo como la boca de Mari Trini cuando veas aparecer tíos rarísimos con armaduras aladas o que una criatura a la que han definido como indestructible es retenido por una cuerdecica con luz. De ahí que a los flipaos que en su vida se han acercado a este mundillo con olor a Cheeto se les haga el culo calisay con Civil War (uno de los mejores eventos editoriales de Marvel que ha quedado en un 4 contra 4 en el patio del cole en la versión cinematográfica) pero consideren que BvS es la mayor mierda que ha inventado la Humadidad depués de los patíbulos y las Oreo Golden. Por eso las redes sociales están llenas de memes del Tony Stark de Disney y no de Clark Kent poniendo cara de cagar duro. Por eso, si buscas Iron Man en Google te salen fotos de Robert Downey Jr, y si buscas Superman, dibujos. Claro, que es mucho más fácil leerse Teo va al Cole que Ulises

La decisión de DC de exigir a los espectadores de sus películas conocimientos sobre el universo literario que plasma en la pantalla es arriesgada, pero en mi opinión, es muchísimo más respetuosa con el trabajo de todos esos cientos de pringaos que se han dejado las pestañas dibujando cómics de tíos en pijama desde 1938.

Lo que DC lleva al cine en BvS, siendo como es independiente de la linea editorial, no se puede entender sin haberle echado bastantes horas a los tebeos. Los cómics y personajes de DC se conectan entre si de un modo complejo, por causa, en parte de la época en que les dio por ir absorbiendo editoriales pequeñas e incorporando los personajes de estas, un poco sin ton ni son, a la misma linea argumental de su Trinidad. El chocho terminó de montarse cuando con el orgásmico "El Flash de Dos Mundos" metieron en la misma cazuela a las versiones de la Edad de Oro de los personajes con los de la actual, teniendo así dos de cada, cada uno con su propio lore. Hasta que en 1985 Marv Wolfman no se puso las botas de pocero y en las Crisis en Tierras Infinitas consiguió orquestar todo ese jaleo para que tuviese una coherencia casi monolítica, DC se hizo la picha un lío con tanto personaje duplicado. Esta primera Crisis marcó el inicio del modo de ser actual de DC: la idiosincrasia de este nuevo universo narrativo es el Multiverso, que se terminó de fraguar en 52 y New 52 y acabó dándonos un complejísimo mundo con 52 universos en los que encontramos iteraciones de los mismos personajes con los que los guionistas pueden jugar al What If? de Marvel, pero con una continuidad en el tiempo. en cierto sentido, se podría considerar que los universos de las series de televisión y las películas son algunos de esos 52 (aunque estén ya apuntalados por Morrison).

En BvS  nos encontramos con el Supes de La Muerte de Superman, aderezado con toquecitos del de Quitely, la Diana que nos roba el corazón es, sin duda alguna la de Azzarello (que ha sabido explorar el trasfondo mitológico de la amazona como nadie) y el bueno de Bats es mucho más Dark Knight que el de las pelis que llevan ese nombre (cojonudas las tres, eh?) BvS es una coctelera de iteraciones de la Trinidad que funciona como un reloj (no atómico, ni siquiera suizo, pero un muy buen reloj de cuarzo, de los de padre) pero que parece llena de incongruencias y escenas de relleno para el no fan de DC. Mientras al fan se nos pone el rabo como un basset hound al ver aparecer a los Parademonios y a Flash en plan "ayúdame Obi Wan, eres mi única esperanza", el no fan se queda a cuadros y piensa que le han metido 6 o 7 minutos de escena sin sentido para rellenar. Lo mismo pasa con Wonder Woman, que puede quedar como un personaje plano que aparece porque sí para lucir culazo, pero cuyo Lazo ("cuyo lazo"- "culazo", lo pilláis?) es absolutamente imprescindible para el desenlace del enfrentamiento con el final boss. O ese mismo maloso, Juicio Final, que para un no iniciado no deja de ser un Hulk que Luthor se saca de la manga, pero que es un eje imprescindible del desarrollo de Supes como personaje (por cierto, recomiendo muchísimo la encarnación de Juicio Final en la linea temporal actual). Los cameos de Aquaman (que no se porqué coño no es rubio), Flash y Cyborg, la sutil referencia a Bizarro, el diseño del traje y la armadura de Bats, sacados directamente de las viñetas de Miller... todo son detallitos que demuestran que los que están detrás de la peli son verdaderos amantes del universo DC y no productores que lo mismo te hacen un drama de esos que llevan "Mortal" en el título que una de amor en un geriátrico. 

Con respecto al casting, si bien Ben Affleck no es un actor a la altura del personaje, se ve que está tán feliz dentro de ese traje, que se cree tan verdaderamente Batman, que le dota de una profundidad que Christian Bale, con lo alucinante de su interpretación, no alcanza a conseguir. Y es que Affleck no interpreta al Caballero Oscuro, lo vive. También se ha criticado tela al Luthor de Eisenberg, y si bien es verdad que ofrece una visión totalmente novedosa del personaje, totalmente alejada del calvorota elegante y trajeado (ojo al traje azul que comparte con Gene Hackman) sigue siendo el mismo hijo de puta retorcido al que estamos acostumbrados los lectores. Su plan para ensuciar la imagen de Superman y de paso quitarse de en medio a Batman, que nunca está de más, es sublime, y el as en la manga de Juicio Final le pone siempre un paso por delante de los acontecimientos. Por su parte, Henry Cavill está mucho más digno, aunque a veces mas que preocupado parece un bebé haciendo caca, y qué decir de Gal Gadot? La israelí consigue en sus pocas escenas retratar a esa Diana Prince  inteligente y sagaz y esa Wonder Woman capaz tanto de desplegar la más brutal de las violencias como de ser el corazón compasivo de la Trinidad.

Recapitulando: es una cagada que DC haga pelis "sólo para fans"? Pues a nivel taquilla es posible que si, y que este nuevo intento de darle vidilla al universo cinematográfico acabe en nada, pero a nivel coherencia y respeto a la historia del producto, son películas impecables.

Make mine DC.


"Tienes que comer más, Bruce, que te estás quedando en los huesos"


Jae Tanaka