jueves, 5 de noviembre de 2015

NaNoWriMo 2015: Here comes a new challenger!!!



En la anterior entrada, Eduardo ya explicó lo que es esto del NaNoWriMo (Nianoniano para los amigos), así que no voy repetirme.

Como tirarse a la piscina es gratis, yo también me he lanzado como un elegante delfín a bomba a las ignotas aguas de escribir una novela de 50000 palabras en un mes y, en mi caso, sin tener ni idea de escribir de verdad, y sin tener tampoco una idea completamente construida de lo que quiero contar. Así que he empezado a correr con los ojos cerrados, lanzando alaridos y dándome cabezazos contra las paredes, que es como suelo hacer las cosas y a ver qué sale.


De momento, lo que me está saliendo es un western sobrenatural. O algo así.

Me encanta el Western. Desde pequeño, tal vez porque era lo que tocaba el 99% de los domingos después de comer, he sido un fan incondicional de las películas del Oeste. De todas. Yo no soy de esos críticos a los que se les llena la boca diciendo Sam Peckinpah (Sam Peckinpah... Saaaam Peck-immm-ppah) y ponen a caer de un burro esas pelis de vaqueros en las que al jefe Cochise se le ve el reloj de pulsera. No señor. A mi, si sale una diligencia, un sheriff con chaleco y estrellita, unos indios pegando tiros desde una loma y un par de planos generales de Monument Valley, me gusta, punto. Me pasa lo mismo con los zombis (recordadme que haga una entrada sobre Zombie 2 de Lucio Fulci, que se merece un monográfico). Así que, como he dicho, he tirado para el Far West con un equipaje que incluye satanismo, posesiones, instituciones religiosas secretas, ninjas, pistoleros misteriosos y tías sexys y lo he mezclado todo (agitado, no removido, nada de exquisiteces) bajo el rimbombante título de High Nun: Terror en Hope Acres. Como veis, ya en el encabezamiento intento hacer mi homenaje al cine de vaqueros con ese juego de palabras entre "noon" y "nun", y con dos cojones pongo mi novela a la altura (fonética al menos) de esa obra maestra que es Sólo ante el Peligro (High Noon en inglés. Si no lo sabíais, fuera de mi blog)


Yo soy mucho de irme por las ramas cuando cuento algo, así que he tenido que hacer un ejercicio de concreción e ir al grano (igual me encuentro con que he concretado demasiado y con 25000 palabras ya lo he contado todo y me da un ictus), saltándome una introducción más elaborada de lo que me gustaría y empezando con una escena de acción interrumpida por un flashback que presenta a la protagonista: la Hermana María (de ahí el "nun" del título), una mestiza japonesa experta en artes ninja poseedora de una reliquia que la convierte en una cazadora de demonios implacable, que es enviada a la pequeña comunidad de Hope Acres, cercana a Tombstone (la acción transcurre meses después del famoso tiroteo en OK Corral) para investigar una posesión demoníaca. Desde este punto de partida, mi propósito es buscar la hipérbole, el desenfreno de la más descarada exploitation (nunsploitation) en cada capítulo. Sólo tengo 50000 palabras, así que no me puedo permitir andarme con delicadezas: la novela va de una monja ninja que mata demonios, periodo.

Mi intención es hacer una amalgama setentera con ingredientes de spaghetti western y de la maravillosa Demons de Bava, con un buen aderezo de concesiones al manga guarro de Terasawa, Monkey Punch o Toshio Maeda (si, va a haber tentáculos viscosos metiéndose en sitios). De este genero de manga, que se revuelva como un gorrino en un lodazal en el sexploitation más desvergonzado, ya hablaré más adelante, que también da para monográfico.

De momento la cosa avanza, aunque anoche estuve de secano y apenas pude retocar un par de cosas que no me convencían de lo que ya tenía escrito. Creo que me está yendo bien principalmente porque no me tomo en serio como escritor (ni como nada, excepto como diletante, campo en el que soy un verdadero profesional) y no me está dando la más mínima vergüenza ponerme a revisar y encontrarme frases dignas de enmarcar, de lo puro malas, ni personajes, sobre todo la protagonista, que se pasan de lo arquetípico y llegan al cartón piedra. Estoy buscándome tan solo divertirme, porque creo que es la única manera que tengo, con mi poca literatura, de hacer que el lector se divierta también.

Se verá finales de noviembre.

La Hermana María IRL (Fotograma de School of the Holy Beast)
Jae Tanaka.